Libros > Pensamiento

Homo multidimensional, Introducción a la Neuroantropología

Armando Segura Naya
Editorial Comares
Albolote (Granada), 2014
517 págs.

image-afe3494529492a1ee6c1ab677689debdEl objetivo de esta investigación es de una ambición admirable: dicho en palabras algo distintas a las de Armando Segura se trata nada menos que de la integración, sin confusión, de los saberes, a partir de un terreno común a las ciencias positivas, las ciencias humanas y la filosofía, es decir, la metafísica. O en palabras del autor: «La integración de los saberes humanísticos y científicos en una unidad antropológica, cuya ruptura hace aflorar los problemas de la Bioética y la Ecología. La reconciliación del pensamiento científico actual en especial con el aparato teórico (filosófico y teológico) de la Iglesia, en el marco de la fe cristiana y de la Nueva Evangelización.»

            La presente reseña, con fines primordialmente informativos, se basa en las apreciaciones que hice en el Seminario Bibliográfico de AEDOS, el 23 de mayo de 2014, después de la presentación del libro por el autor.

            La posibilidad de esa tarea de integración –sin confusión- de los saberes puede verse de forma intuitiva, porque, como ya dijo Parménides, una sola cosa es el entender y el ser. Y se interprete como se interprete esa frase, es claro que hay una única inteligencia, común a los hombres, y esa inteligencia está dirigida intencionalmente a conocer. Por otro lado, la realidad es múltiple; por eso, como afirma Armando Segura, el problema de conciliar lo uno y lo múltiple está presente en cualquier perspectiva filosófica, pero también, social, política, económica, familiar, etc.

            Los objetos de conocimiento son tan diversos que naturalmente la inteligencia emplea métodos distintos para llegar a conocerlos. La distinción de métodos no elimina, todo lo contrario, lo que tienen en común. Por eso las contraposiciones ciencias experimentales/ filosofía, razón/fe carecen de sentido. En el caso de la razón o inteligencia y fe, ya se dijo, desde antiguo que «intellectus quaerens fidem» en la misma proporción que «fides quaerens intellectum». De lo que se trata es de saber, de sabiduría, algo tan abarcador y a la vez concreto, que es hasta un don del Espíritu Santo.

            El método que se sigue en este libro es el de un continuo diálogo con las ciencias, aunque aún de forma incoativa. Quedaría para más adelante una comparación entre filosofía (metafísica) y las diversas ciencias, con sus métodos. En especial con la neurociencia. La falta de esa profundización hace que el subtítulo del libro no sea del todo apropiado, a no ser que «Introducción» se entienda como un acercamiento desde lejos, pero es ciertamente un buen acercamiento. El título, Homo multidimensional, en cambio, no puede ser más ajustado.

            Los temas tratados son muchos y siempre de manera meditada y atenta: el conocimiento, la percepción, la memoria, el espacio, la conciencia, la persona, la comunicación, el alma.... Es un camino desde lo sensible en el ser humano hasta lo espiritual. Son tantos los temas tratados, tantas las incursiones –breves e incisivas a problemas acuciantes de hoy- que el libro merece una lectura tranquila y reposada. Especial importantacia reviste su tratamiento del tema del tiempo que, en cierto modo, vertebra todo el libro.

            No menos interesantes son los obiter dicta. El autor parece salirse del tema que trata, lanzando una observación sobre algún aspecto relacionado. Un ejemplo: «El individuo siempre piensa que el sistema lo oprime pero, a la vez, no puede existir fuera de él. Dado que los seres humanos no somos individuos de una estructura, miembros de un conjunto sino personas y fines en sí mismos, el sistema debe estar pensado para las personas pero no al revés, pues en la persona misma está la génesis de toda relación y estructura». O bien estas palabras, a propósito de que el estudio de lo neuronal, incluso hasta el límite, no elimina «los grandes temas de la filosofía de siempre: qué sentido tiene la vida, qué es la verdad, la historia universal, el mal, la justicia, qué hay después de la muerte, si hay Dios y un largo etcétera de temas y problemas que el progreso de las ciencias positivas dejó virgen e intacto».

            Unas palabras sobre el estilo, que no es el acostumbrado en los libros de esta clase. No hay nunca una argumentación extensa, a base de frases subordinadas y en un texto espeso. La argumentación procede aquí por afirmaciones coherentes, expresadas casi siempre en párrafos cortos, claros, a veces diáfanos. Lo que tiene que poner el lector es, a veces, la conexión entre algunos de estos párrafos.

            En resumen: un libro necesario, en el sentido de para nada gratuito. Algo que alguien tenía que intentar. Y el autor lo ha hecho con rigor y esmero. Aunque él mismo debe sospechar lo mucho que queda por hacer, sobre todo en un ambiente cultural que da la espalda a la filosofía, en nombre, paradójicamente, de una filosofía-centauro de escéptico y cínico.

            Armando Segura, catedrático emérito de la Universidad de Granada, cuenta con una amplia bibliografía. Entre los libros más cercanos al tema de este, Retos actuales de la epistemología, (Universidad de Granada, 2004) y Neourofilosofía (Every View, Madrid, 2011).

Armando Segura Naya
Editorial Comares
Albolote (Granada), 2014
517 págs.

El objetivo de esta investigación es de una ambición admirable: dicho en palabras algo distintas a las de Armando Segura se trata nada menos que de la integración, sin confusión, de los saberes, a partir de un terreno común a las ciencias positivas, las ciencias humanas y la filosofía, es decir, la metafísica. O en palabras del autor: «La integración de los saberes humanísticos y científicos en una unidad antropológica, cuya ruptura hace aflorar los problemas de la Bioética y la Ecología. La reconciliación del pensamiento científico actual en especial con el aparato teórico (filosófico y teológico) de la Iglesia, en el marco de la fe cristiana y de la Nueva Evangelización.»

La presente reseña, con fines primordialmente informativos, se basa en las apreciaciones que hice en el Seminario Bibliográfico de AEDOS, el 23 de mayo de 2014, después de la presentación del libro por el autor.

La posibilidad de esa tarea de integración –sin confusión- de los saberes puede verse de forma intuitiva, porque, como ya dijo Parménides, una sola cosa es el entender y el ser. Y se interprete como se interprete esa frase, es claro que hay una única inteligencia, común a los hombres, y esa inteligencia está dirigida intencionalmente a conocer. Por otro lado, la realidad es múltiple; por eso, como afirma Armando Segura, el problema de conciliar lo uno y lo múltiple está presente en cualquier perspectiva filosófica, pero también, social, política, económica, familiar, etc.

Los objetos de conocimiento son tan diversos que naturalmente la inteligencia emplea métodos distintos para llegar a conocerlos. La distinción de métodos no elimina, todo lo contrario, lo que tienen en común. Por eso las contraposiciones ciencias experimentales/ filosofía, razón/fe carecen de sentido. En el caso de la razón o inteligencia y fe, ya se dijo, desde antiguo que «intellectus quaerens fidem» en la misma proporción que «fides quaerens intellectum». De lo que se trata es de saber, de sabiduría, algo tan abarcador y a la vez concreto, que es hasta un don del Espíritu Santo.

El método que se sigue en este libro es el de un continuo diálogo con las ciencias, aunque aún de forma incoativa. Quedaría para más adelante una comparación entre filosofía (metafísica) y las diversas ciencias, con sus métodos. En especial con la neurociencia. La falta de esa profundización hace que el subtítulo del libro no sea del todo apropiado, a no ser que «Introducción» se entienda como un acercamiento desde lejos, pero es ciertamente un buen acercamiento. El título, Homo multidimensional, en cambio, no puede ser más ajustado.

Los temas tratados son muchos y siempre de manera meditada y atenta: el conocimiento, la percepción, la memoria, el espacio, la conciencia, la persona, la comunicación, el alma.... Es un camino desde lo sensible en el ser humano hasta lo espiritual. Son tantos los temas tratados, tantas las incursiones –breves e incisivas a problemas acuciantes de hoy- que el libro merece una lectura tranquila y reposada. Especial importantacia reviste su tratamiento del tema del tiempo que, en cierto modo, vertebra todo el libro.

No menos interesantes son los obiter dicta. El autor parece salirse del tema que trata, lanzando una observación sobre algún aspecto relacionado. Un ejemplo: «El individuo siempre piensa que el sistema lo oprime pero, a la vez, no puede existir fuera de él. Dado que los seres humanos no somos individuos de una estructura, miembros de un conjunto sino personas y fines en sí mismos, el sistema debe estar pensado para las personas pero no al revés, pues en la persona misma está la génesis de toda relación y estructura». O bien estas palabras, a propósito de que el estudio de lo neuronal, incluso hasta el límite, no elimina «los grandes temas de la filosofía de siempre: qué sentido tiene la vida, qué es la verdad, la historia universal, el mal, la justicia, qué hay después de la muerte, si hay Dios y un largo etcétera de temas y problemas que el progreso de las ciencias positivas dejó virgen e intacto».

Unas palabras sobre el estilo, que no es el acostumbrado en los libros de esta clase. No hay nunca una argumentación extensa, a base de frases subordinadas y en un texto espeso. La argumentación procede aquí por afirmaciones coherentes, expresadas casi siempre en párrafos cortos, claros, a veces diáfanos. Lo que tiene que poner el lector es, a veces, la conexión entre algunos de estos párrafos.

En resumen: un libro necesario, en el sentido de para nada gratuito. Algo que alguien tenía que intentar. Y el autor lo ha hecho con rigor y esmero. Aunque él mismo debe sospechar lo mucho que queda por hacer, sobre todo en un ambiente cultural que da la espalda a la filosofía, en nombre, paradójicamente, de una filosofía-centauro de escéptico y cínico.

Armando Segura, catedrático emérito de la Universidad de Granada, cuenta con una amplia bibliografía. Entre los libros más cercanos al tema de este, Retos actuales de la epistemología, (Universidad de Granada, 2004) y Neourofilosofía (Every View, Madrid, 2011).

Volver a la revista nº48-49

Valora este libro

Ficha técnica

  • Título:
  • Autor:
  • Editorial:
  • Idioma:
  • Páginas:
  • Año:
  • Título original:
  • Calificación: (Valoración)
  • 01 septiembre 2014
  • Joaquín González-Llanos
  • Pensamiento

Comparte esta entrada